sábado, 28 de enero de 2012

Tulipán Azul


A finales del 2011 supe del nacimiento de "Un Tulipán Azul", un centro de atención a niños y niñas con capacidades especiales.
Ese asunto de las personas con capacidades diferentes, especiales, diferenciadas, es en realidad muy sensible para mí, como lo será seguramente para muchas personas, especialmente para quienes les cobijan dentro de su propia familia. 

Sé muy poco o casi nada de las capacidades diferentes, creo que solo lo que se ve, lo que ve toda la gente.  Esas barreras que muy pocas personas atraviesan para acercarse y descubrir que enmedio de la fragilidad que "salta a la vista" hay también tanta fortaleza como la que muchos quisiéramos tener en nuestros momentos difíciles.  "Hay que ver más allá de lo evidente" para entender que aquellas diferencias existen más bien en nuestros temores y no en la realidad, que se hace menos dura, mientras más cerca estamos de ella -¿acaso de nosotros mismos?-.

Pero bueno, me enteré de Un Tulipán Azul, porque fui invitado a cantar durante la inauguración del lugar (que fue el sábado 7 de enero del 2012, por la mañana). Desde el primer momento sabía que no sería una cosa común. Que esa ocasión sería una reunión de muchas personas que estando allí, tendrían el alma casi desnuda, cubierta solo por algún velo que lograran inventar para mostrarse fuertes, sabiendo todas que eso no sería cierto, porque sencillamente no lo es. No se puede ser "duro" deliberadamente, cuando lo que hay ser es humano y hermano. Seguro estoy que ninguna de las personas reunidas allí, podía escapar de las profundas emociones que se intercambiaban. Pude imaginar eso, desde que me comprometí a cantar aquella vez, desde que me dije "si voy a cantar esa vez, debería regalar algo mío, aunque no tenga nada útil para los niños y niñas que recibirán atención en ese centro". Por eso me plantee la tarea de "construir" una canción para Un Tulipán Azul, sabiendo que eso no sería para nada fácil.

Al principio pensé que podría trabajar en la canción solamente con algún esfuerzo, sin embargo sabía muy poco del lugar, de los niños y niñas a atender, de lo que allí harían, así que la tarea se me fue haciendo cada vez más difícil y ¡sin empezar pero sin perder la esperanza! Finalmente... la noche anterior a la inauguración, me puse a trabajar con la guitarra y un papel (esto me sirve también para ilustrar por qué mi guitarra se llama Esperanza). Eso... después de tejer varias ideas en la mente, durante un par de semanas, sin llegar a mucho. En el proceso de "hacer, deshacer y rehacer", finalmente fue tomando forma una idea que me pareció posible. La canción terminó de ver la luz, a eso de las 2 de la mañana del mismo 7 de enero. Logré grabarla para no olvidarla y la canté pocas horas después en Un Tulipán Azul. En el mismo momento en que la cantaba logré "mejorar" algunos de los versos, al haberme enterado en el mismo acto de inauguración, de detalles que no conocía, pero que enriquecían lo que pude decir en la canción. 

Un detalle que escuché en el acto de inauguración y que me impactó profundamente, fue que uno de los niños que eran atendidos por Diana (una de las dos personas fundadoras de Un Tulipán Azul), murió recientemente, a ese niño llamaban precisamente Tulipán Azul (la razón de esto se entiende al leer la historia de Un Tulipán Azul que aparece más abajo). Pocos días después de su muerte, en un sueño que Diana tuvo, aquella personita le entregó a ella un tulipán azul en sus manos. ¡Tremenda cosa que puede ocurrir solo en los sueños! y que simboliza tanto para todo esto, que no se puede poner en palabras. Comprendí que por todo eso y otros detalles lindos, el lugar adoptó el nombre de Un Tulipán Azul, guardando así el símbolo del amor de Juan Luis (aquel niño) hacia la persona que le atendía, y que con toda seguridad ella correspondía.

El esfuerzo que puse en la canción resultó en lágrimas, sonrisas y abrazos durante aquel momento en que la canté. Me acompañaba mi hija Daniela, quien me contó lo que vio, mientras yo cantaba. Eso para mí significa que el regalo que me propuse entregar aquella vez, fue finalmente bien recibido, lo que me hace sencillamente feliz, de haber podido entregar lo que tengo sin pretender más que eso.

Acá está el texto de la canción, que se puede escuchar más abajo, en la grabación de ese momento.

Tulipán Azul
Otoniel Mora (06/07-enero-2012)

El mundo ha sido verde
La gente lo ha hecho gris
La misma que no entiende
Por qué cuesta ser felíz


Colores no han faltado
Pero miradas sí
Y en el camino andado
Nos olvidamos de reír

Buscamos lo imposible
Esperamos sin dar
Se nos hace invisible
Lo que es distinto en su brillar
Todas las flores tienen
Su propia identidad
Las abejas que prueben
Su miel sabrán de su amistad

Si en nuestro andar viajamos
Con más prisa que paz
Las flores que ignoramos
Con prisa se marchitarán

Cuando la noche vuelve
Cuando la luz se va
Algunas flores duermen
Y algunas velan nuestra paz

El mismo azul del cielo
Jugando en un jardín
Encontró su reflejo
Un Tulipán que vió salir

En el mismo jardín
Donde sembró el amor
En donde cada flor
Cuando nació, nació felíz

Un Tulipán Azul
Tan frágil como tú
Tan fuerte como tú
Alumbra con su propia luz

En el mismo jardín
Donde naciste tú
Un Tulipán Azul
Tiene la misma fuerza 
para ser feliz

Así Nació el Centro Integral de Rehabilitación "JCC Un Tulipán Azul"
(La historia compartida por Ericka Cacao)

JCC UN TULIPÁN AZUL nace como el sueño de dos amigas, Diana y Ericka, que se conocieron en la escuela de Sordos, Elisa Molina de Stahl, y que empatan gustos, valores, compromisos, servicio y profesiones… y este empate produce el mismo sueño… que al inicio era simplemente trabajar juntas con niños especiales en cualquier lugar… Luego la experiencia nos hizo compartir ideas y desear un lugar propio para llevarlas a cabo…un lugar especial donde los niños dejaran de ser nuestros pacientes para convertirse en compañeros de batalla, de aprendizaje y de amor por la  vida. 


En el trayecto Diana empezó a trabajar con Juan Luis Samayoa, joven con autismo que cambió su vida… y como hemos compartido casi todo  desde que somos amigas… empezamos a compartir el reto de Juan Luis…  Pasamos momentos de locura con él… cantábamos, jugábamos, bailábamos… era increíble nuestro trío…y al ver el progreso que Juan Luis tenía cuando nuestras ideas hacían “click”, vimos que podíamos dar mucho y que ambas no estábamos en el trabajo equivocado…  así que decimos organizar todas las terapias en un mismo lugar y la idea era que Juan Luis fuera nuestro compañero en Tulipán… tocamos muchas puertas, pero la plata nunca llegó… así que decidimos hacerlo solas (con la pesada carga de pagar la renta, materiales y sobrevivir…).

Un día  en un congreso escuchamos la comparación que hacían sobre las personas con discapacidad y  los tulipanes y nos pareció correcta… así que empezamos a llamar a Juan Luis Tulipán… Pero el tulipán ha cobrado un significado tan grande en nuestras vidas, que hasta el padre de Diana (ya muerto) es llamado el Tulipán mayor…  Por qué tulipán???


Porque... los tulipanes representan el amor sincero. En rojo, el amor perfecto (que solo viene de Dios) y en azul el amor del "flechazo". Son elegantes, místicos, bellos, difíciles de encontrar, muy, pero muy valiosos (para quien sabe de ellos) y necesitan muuuucho cuidado...  Por eso un tulipán simboliza a una persona con capacidades diferentes, y un tulipán azul mucho más. Así lo creemos y lo sentimos...

Si es azul es porque la reacción nuestra (Diana y mía) es que vemos a un niño con capacidades diferentes y lo identificamos muy pero muy rápido  y es como que lo conociéramos de antes… como que ya lo amáramos… es automático… no recuerdo a ninguno con quien no hayamos hecho click…!

Los tulipanes han cambiado nuestra vida y hemos aprendido a reconocer  diferentes tulipanes a lo largo de nuestra vida… Dulcita, era una niña con hidrocefalia, y varios problemas asociados  que fue un hermoso tulipán en la vida de Diana… era de Huehuetenango y hace 11 meses le salieron alas, igual que a Juan Luis… y ahora son dos ángeles que nos recuerdan que esto es un trabajo duro, difícil, lento, pero que vale la pena….  Y como ellos hay muuuchos  tulipanes, Ashly (sorda), Gustavo (hidrocefálico), Moisés (Sordo, niño de la calle)…. 
Es una cantidad interminable de tulipanes…

Qué sigue…? Disfrutar a nuestros tulipanes vivos, los que florecen, los que nacen, los que se quedan, los que a veces tienen daño en el cerebro pero nos enseñan a pensar, o que no pueden caminar pero nos enseñan a  llegar…. Y aquellos otros que hemos descubierto en el Un Tulipán Azul… los que si ven, sienten, piensan, corren, caminan… y que su capacidad de amar ES DIFERENTE!!! POR ESO SE IDENTIFICAN, SE UNEN AL JARDIN AL QUE PERTENCEN… AL QUE BUSCA Y CREE EN LA IGUALDAD!!!